De la Indignación a la rebelión

130512_Manifiesto_segundo_aniversario_15M

 

De la indignación a la rebelión: escrache al sistema”

 

Tener una democracia totalmente abierta y participativa, debe ser tanto un derecho como una obligación de todos los países del mundo; sin hablar de desarrollados o subdesarrollados, ni de primer, segundo, tercero o cuarto mundo.

Todas las ciudadanas somos iguales, tanto en derechos, como en obligaciones, por lo que todas deberíamos de poder tomar parte en las principales decisiones que afecten a cada una de nuestras naciones.

Los ciudadanos y ciudadanas que llenamos hoy las calles de todo el mundo somos personas libres e iguales que nos manifestamos para poder recuperar la vida que nos están robando los supuestos dueños de la economía.

En este país en que habitamos, este acto de civismo colectivo y pacífico viene avalado por la ley de mayor rango, como un derecho en su concepción más pura. Por eso lo ejercemos hoy con más fuerza que nunca, porque es uno de los medios que indican que somos una sociedad viva que no tiene miedo a nada ni a nadie. Solo pretenden criminalizarnos y silenciarnos con la ayuda de la policía y la mayoría de los medios de comunicación, que están controlados por ellos. La represión solo pretende silenciar al pueblo, pero lo único que consiguen es alimentar nuestras ganas de lucha, en definitiva, alimentan lo que más temen; ¡alimentan nuestra indignación!

Nos educan de tal forma que sigamos a pies juntillas lo que ellos dicen hacen pero … “si te has creído que por ser un niño bueno estás a salvo, es que te has creído las mentiras del sistema”. Todos hablan de paz, pero nadie educa para la paz; En el mundo educan para la competencia, y la competencia es el comienzo de cualquier guerra.

Hoy estamos aquí para continuar luchando contra las injusticias en las que nos obligan a vivir. Estamos aquí para exigir una regulación de la actividad económica y humana que asuma la conservación de los ecosistemas el equilibrio ecológico como principios básicos de desarrollo. Porque el crecimiento ilimitado es imposible en un planeta que tiene unos límites. Porque bajo el actual modelo, en el que nos impulsan al consumo irresponsable, agotamos los recursos del planeta, acabamos con la biodiversidad, degradamos. irreversiblemente el medio ambiente y con todo ello abandonamos el equilibrio ecológico en el cual la vida es posible.

Porque el respeto y la solidaridad también han de serlo con las futuras generaciones.

Hoy estamos aquí, también en defensa de lo público. Y por público se entiende “lo que es de todas”. Debemos ser conscientes de que el Estado y las empresas privadas no son garantes de ofrecernos nada de “calidad”; es de hecho su gestión la que nos lleva a la ruina, a los recortes y despidos, a los EREs y a las privatizaciones. No queremos seguir permitiendo que unas instituciones capitalistas gestionen las necesidades del común, que hagan de nuestras vidas su negocio; debemos tomar las riendas de nuestras vidas y romper con aquello que nos destruye como seres humanos. Queremos comenzar a ganar. Tenemos que unir todas las luchas porque pertenecemos a una misma clase, tenemos lasmismas necesidades, compartimos las mismas miserias. Nuestro objetivo ha de ser el de gestionar todas nuestras necesidades, desde la solidaridad y el apoyo mutuo, perdiendo el miedo a luchar contra aquello que nos oprime, que nos domina y explota, teniendo siempre presente que el fin es acabar con el capitalismo. Para que sea posible otra economía, necesitamos otra cultura. El capitalismo es hiperproductivo, pero culturalmente es miserable.

Nos hablan a través de cifras macroeconómicas, que dicen asépticas y distantes, que la situación mejora, pero la situación de quién … ¿de quién hablan esas cifras? no hablan de la situación del 99%, no hablan de nosotros.

Si en nuestro sistema electoral queda en entredicho la representatividad de nuestros gobernantes, y por lo tanto su legitimidad; el servilismo de los gobiernos a los instrumentos del gran capital, como el FMI o el BCE, convierte la soberanía de las naciones en no más que un chiste. La principal motivación para las reformas del anterior gobierno, las actuales y las siguientes, si no conseguimos impedirlo, es que el pago de los créditos privados a las instituciones financieras (españolas principalmente, francesas, del Benelux y alemanas después) con nuestros impuestos y nuestra producción, por parte de las instituciones públicas se produzca en la mayor cantidad, durante la mayor duración y con la mayor seguridad. A su vez el desmantelamiento del estado por medio de los recortes, especialmente preocupantes en sanidad, educación o ciencia, que todas hemos pagado con nuestros impuestos, no hace más que seguir transfiriendo poder y bienes hacia las grandes multinacionales. Por supuesto este es además un gran momento para aplicar la doctrina del shock y, con la escusa de la crisis, revertir los progresos en derechos laborales de décadas de lucha. Si nos dejamos es fácil perder derechos, porque los derechos sólo son tales si se blanden y se defienden por quién los posee.¡Defiende tus derechos! ¡Defendamos nuestros derechos!

Denunciamos, por tanto, que el poder económico capitalista manipula de forma continua sus supuestas “democracias participativas”. Queremos decir bien alto claro que no hay soberanía cuando el pueblo no controla los recursos materiales y naturales que dispone para poder vivir en libertad, cuando no son gestionados por todos de una manera horizontal y nuestra palabra se ve secuestrada en una papeleta electoral cada años. El poder políticopor tanto es una cosa (EL ESTADO) Y el poder popular otra muy diferente por mucho que esto se disfrace ¡que no nos líen!

La democracia puede seguir siendo el campo de batalla en el que dilucidar el futuro colectivo. Pero una vez másno solo en las instituciones políticas en el debate partidista. También en la casatambién en la ciudad,también en el trabajo, también en la actividad económica de sustentoOtra época, otra vida, ¿otra política? Situémonos en la posibilidad de avanzar hacia otra democracia. Una democracia de lo común.

La crisis es tan radical que nos obliga a pensar una transición a otro tipo de civilización de ser humano. Una nueva interacción entre personas, comunidades culturas y economías es uno de los principales desafíos de la humanidad para el siglo XXIespecialmente si queremos una regulación ecológica de la producción del consumo. Este reto nos obliga a afrontar superar los límites de la moribunda civilización capitalista. Para construir una globalización alternativa, es necesario instaurar un conjunto de políticas públicas a escala internacional ynacional que tengan como prioridad acabar por completo con las desigualdades, auditar la deuda, construir nuevas Constituciones participativas acabar con la política como negocio. Otra globalización es posible y no pararemos hasta hacerla realidad.

Tenemos claro que no sufrimos una crisis sino una estafaSe trata de un auténtico asalto al poder absoluto por parte de las élites del capitalismo global. Unas élites financieras que utilizan el dogmatismo neoliberal de políticoseconomistas para llevar a sus máximos históricos la transformación de la humanidad entera en millones de siervos atemorizados y empobrecidos. Su objetivo es imponernos una nueva Edad Media. La crisis es su arma fundamental de la nueva fase del sistema en la cual el capitalismo está mutando hacia una forma inédita de feudalismo de señores y vasallos: recorte de libertades prestaciones sociales, extensión sin límites de la pobreza sustitución del pensamiento por la autoridad teocrática de los economistas, que nos amenazan con el infierno si nos atrevemos a disentir.

El hundimiento se acercaEl desierto avanza. En un periodo de entre 2 15 años nos encontraremos en una verdadera crisis del modelo económico con el fin de los combustibles fósiles de la energía barata. Ese será el momento en el que tratarán de ponernos las últimas cadenas que nos inmovilicen el bozal que nos acalle. Esperemos que aunque sólo sea entonces la conciencia de clase social de Jos ciudadanos despierte porque para entonces sólo las barricadas en las calles podrán salvarnos.

Esttierra ahora nopertenece compañerosde aquí tenemos que sacar la fuerza para seguir luchando! Porque la batalla es largson muchospero nosotros somos muchos más. ¡Siempre seremos muchos más ! E mañana es nuestro compañeros ! La lucha continua. ¡Hastlvictoria siempre ! ¡ Sí se puede!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s